domingo, 17 de marzo de 2019

Ciorba de perisoare (Sopa de albóndigas)-Cocinas del Mundo





Rumanía es el destino del viaje del reto Cocinas del Mundoen el mes de marzo. La gastronomía rumana es una mezcla de influencias culinarias de los distintos pueblos que han pasado por su territorio. Encontramos influencias de La Cocina balcánica, eslava, húngara, alemana y aromas mediterráneos especialmente turcos, franceses e italianos. Ofrece muchísimos platos tradicionales, una cocina muy variada y rica a base de productos naturales. Las verduras de temporada son ingredientes básicos en casi todas las comidas.
Había una gran cantidad de platos que me atrían para probar, al final me decidí por una ciorba (sopa), primer plato que nunca puede faltar en una mesa rumana.


Ingredientes

Para las albóndigas

400 gramos de carne de cerdo picada(pollo, pavo o mezcla de ternera y cerdo)
un puñado de arroz
1 cebolla pequeña
pimienta negra
1 huevo

Para la sopa

2 zanahorias
1 patata
1 chirivia
un puñado de guisantes
2 tomates maduros
1 cebolla mediana
pimienta negra
sal
perejil fresco
2 litros de agua
aceite de oliva

Preparación


Comenzamos con la preparación de la sopa, pelando y picando la cebolla. Pelar la zanahoria, la patata y la chirivia. Una vez ralladas la zanahoria y la chirivia las rehogamos junto con la cebolla en una olla con un fondo de aceite de oliva. Pasados unos minutos  le añadimos los tomates rallados, dejar hacer un poco removiendo de vez en cuando. Le agregamos el agua y condimentamos con sal y pimienta.
Dejar hervir, y en ese momento incorporar los guisantes y la patata cortada en cubitos de tamaño más o menos de un centímetro, bajar el fuego y dejar cocinar.



Mientras vamos preparando las albóndigas. Colocamos la carne en un bol amplio, junto con el huevo, el arroz, un poco de perejil picado y la cebolla que habremos picado fina. Salpimentamos y amasamos con las manos hasta conseguir una mezcla homogėnea.
Con las manos humedecidas vamos formando bolitas del tamaño de una nuez.
Incorporar las albóndigas a la olla, dejar que vuelva a coger el hervor y bajar a fuego medio.
Cocinar otros veinte minutos más.


Se suele servir con perejil picado y smantana (nata parecida a la crême fraîche)
Para darle un toque ácido se le puede añadir vinagre o zumo de limón


viernes, 15 de marzo de 2019

Bizcocho de naranja (olla lenta)


 Para este mes Carol, de La Cocina Violeta de Carol nos ha propuesto cocinar para el reto Haz lo que te salga de la olla lenta un bizcocho. Había preparado ya alguno, pero éste de naranja todavía no había probado a hacerlo  en la olla. Queda un rico bizcocho húmedo, agradable al paladar y nada empalagoso.
Veremos que propuestas ricas nos sugieren el resto de compañeras.


 Ingredientes

250 gramos de harina para repostería
150 gramos de azúcar
4 huevos medianos o 3 grandes
250 ml. de leche, en mi caso desnatada
125 ml. de aceite de girasol
1 naranja
un sobre de levadura química

Preparación

Con la naranja bien lavada y seca, la trituramos.
Batir los huevos con el azúcar hasta blanquear la mezcla.Incorporar  la leche y el aceite, remover y a continuación añadir la harina y la levadura pasando por un tamiz.




 Mezclar cuidadosamente la harina junto con la levadura y finalmente agregar la naranja triturada. Una vez tengamos una masa homogénea verter en un molde untado con aceite,. Yo uso uno de silicona que tengo desde hace tiempo y va perfecto para la olla porque se adapta a su forma.
Meter en la olla que ya habremos puesto a calentar una hora antes en ALTA. Envolver la tapa de la olla en un paño de algodón y tapar.





 El tiempo de cocción del bizcocho será de unas dos horas, pero antes de que se cumpla ese tiempo por si acaso, destapamos la olla para comprobar su punto y ver si ya está. Como con los hornos, dependerá de la olla que lleve más o menos tiempo. Si nos descuidamos puede pasarse demasiado por el exterior.En mi olla necesita las dos horas, pero una media hora antes de que se cumpla el tiempo es aconsejable cambiar el molde dándole la vuelta. Suelen pasarse más de un lado que del otro.

Buen y dulce provecho!!!!

domingo, 24 de febrero de 2019

Puding de melocotón-Reto Asaltablogs

Aquí estamos en el último domingo del mes de febrero publicando nuevamente en el Reto#Asaltablogs.En esta ocasión la asaltada ha sido Rosa de Cocineando con Rosa. He elegido una receta dulce entre la gran cantidad de propuestas que podemos encontrar en su blog.
Pinchando aquí podréis visitar la receta que yo he elegido.

 Ingredientes

1 litro de leche (en mi caso, desnatada)
6 huevos
3 mitades de melocotón en almíbar grandes
4  sobaos
4 cucharadas rasas de azúcar
la piel de un limón
1 rama de canela
caramelo líquido ya preparado

Preparación


Comenzamos calentando la leche con la rama de canela y la piel del limón, cuando rompa a hervir le añadimos el azúcar y removemos para que se disuelva en la leche. Retirar del fuego y dejar reposar unos quince minutos.
Cubrimos el fondo de un molde alargado con el caramelo líquido.
Desmenuzar los sobaos y los vamos echando encima del caramelo líquido procurando quede bien cubierta toda la superficie.

 Escurrir las mitades de melocotón y cortar en trozos pequeños y agregar al molde cubriendo bien la capa de sobaos.
Batir los huevos e ir añadiéndole la leche revervada, previamente colada, mezclar bien e incorporar el molde vertiendo con cuidado la mezcla sobre los sobaos y el melocotón.


Meter al baño María en el horno que habremos precalentado a 180 ºC, Como mínimo puede tardar  unos 40 minutos, aunque yo lo tuve que dejar una hora para que hubiese cuajado. Cada horno es un mundo, por eso el tiempo puede variar.

Una vez esté listo, sacar del horno y dejar enfríar. Cuando haya enfríado conservaremos en la nevera hasta el momento de servir. Desmoldar antes de ir a tomarlo.

domingo, 17 de febrero de 2019

Llapingachos-Cocinas del mundo (Quito)



 En el mes de febrero en el reto Cocinas del Mundo viajamos a la gastronomía de Quito en Ecuador.El blog anfitrión de este mes es el de La cajita de Nieves y Elena.

  Algunos platos de la gastronomía de Quito son más antiguos que la propia ciudad y otros tienen influencia de diversas culturas  y costumbres que han convivido a lo largo del tiempo. Conserva una gastronomía muy propia donde entramos una gran variedad de platos.
Entre ellos tenemos el
Hornado, que consiste en un cerdo entero asado en horno de leña.
El
sánduche de pernil
Los
tamales, humitas y llapingachos..
Quito tambiėn conserva recetas para elaborar numerosas sopas como el
caldo de patas o el locro de queso quiteño.
Entre los postres encontramos
los dulces de leche, pristiños, buñuelos y el arroz de leche.
Y también dulces de antaño elaborados artesanalmente como
colocaciones, quesadillas, aplanchados....
Aunque en un principio había elegido otra receta, al final preparé unos
llapingachos, plato típico que consiste en unas tortillas de puré de patatas rellenas con queso, cocinadas en una sartén o parrilla plana.

Ingredientes

5-6 patatas grandes en trozos medianos
2 cucharadas de aceite
1/2 taza de cebolla picada fina
2 cucharaditas de achiote (usé pimentón dulce)
1 taza de queso desmenuzado o rallado
sal

Preparación

Cocer las patatas en agua con sal hasta que se estén blandas, sobre una media más o menos depende de la patata que usemos.
Con la cebolla picada preparamos un refrito, en una sartén calentamos el aceite  y echamos la cebolla y en caso de usar el achiote también lo incorporamos. Dejar cocinar a fuego medio bajo hasta que la cebolla se ponga blando. En mi caso como usé pimentón para darle color, una vez la cebolla estaba lista retiré del fuego y se lo añadí removiendo bien para que se integrase con la cebolla.
En el momento en que las patatas ya están cocidas, escurrimos bien y preparamos un puré con ellas. Le agregamos el refrito de cebolla, mezclamos bien y cubrimos dejando reposar como mínimo una hora.
Formamos unas bolas con la mezcla haciéndoles un hueco en el centro en el que pondremos el queso. Cerramos y aplastamos dándole forma de torillas gordas. Las dejaremos reposar en la nevera unos 30 minutos o hasta que vayamos a prepararlas.

Para cocinarlas podemos usar una sartén o una parrilla plana, y lo haremos hasta que se hayan dorado por ambos lados.
Se suelen servir con huevo frito, salchicha o chorizo (yo no le puse), aguacate, encurtido de cebolla y tomate y salsa de cacahuete.

Buen provecho.

Fuente: Recetas de Laylita




viernes, 15 de febrero de 2019

Albóndigas de pescado (olla lenta)


Ya estamos aquí nuevamente en el día de publicación de la receta para el reto Haz lo que te salga de la olla (lenta).


 Y este mes había que cocinar unas albóndigas en la olla lenta, esa fue la propuesta de La cocina violeta de Carol . A nuestra elección quedaba de qué querríamos prepararlas. Me decanté por unas de pescado que resultaron de lo más rico. Vale la pena probarlas, seguro que no os arrepentiréis.

Ingredientes

400 gramos de merluza
150 gramos de salmón
250 ml. de caldo de pescado
1 huevo
perejil picado fresco (aunque también se puede usar el seco)
una cebolla mediana
pan rallado, el suficiente para poder formar las albóndigas
un buen chorro de vino blanco
sal
una cucharada de harina + harina para rebozar

Preparación




Comenzamos por retirar la piel y las espinas al pescado. Ponemos al fuego una olla pequeña con 250 milímetros de agua con la piel y las espinas. Cocinar a fuego lento una vez que hierva mientras preparamos las albóndigas.
Continuamos desmenuzando el pescado con las manos y lo pondremos en un bol. Incorporar el huevo, el perejil, la sal y el pan rallado que iremos añadiendo poco a poco hasta conseguir la textura necesaría para formar las albóndigas. Amasar con las manos hasta conseguir una mezcla homogénea.
Formar y enharinar las albóndigas y freírlas en una sartén con aceite de oliva. Una vez estén doradas retirar y colocar en la olla lenta.
Picar la cebolla y en la misma sartén donde hemos freído las albóndigas, y tras retirar casi todo el aceite, la rehogamos a fuego lento. Cuando empiece a tomar color, agregamos una cucharada de harina, damos unas vueltas y bañamos con el vino blanco. Dejar evaporar un poco e incorporar el caldo que habremos colado previamente.
Cubrir las albóndigas con esta salsa  y dejar cocinar dos horas en BAJA.
Fuente:Pan, uvas y queso

domingo, 27 de enero de 2019

Pastel de carne con puré de boniato


Último domingo de mes y aquí estamos gracias a Marga de Azafranes y Canelas con el primer asalto del Reto#Asaltablogs de este año, y le ha tocado ser asaltada a Eva del blog Eva en pruebas.
Encontrareis pinchando aquí su receta, la que he elegido de entre las múltiples opciones que había.



Ingredientes

500 gramos de carne picada de ternera
4 boniatos grandes
2 zanahorias
2 puerros
75 ml. de leche, en mi caso desnatada
aceite de oliva
nuez moscada
sal en escamas

Preparación

Pelar y rallar la zanahoria (o trocear pequeño como hace la asaltada).
Sacar la parte verde a los puerros, limpiar y cortar  la parte blanca después de haberlos lavado bien.
Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite, el suficiente para cubrir el fondo, incorporamos las verduras y pochas. Una vez ya veamos que están lo suficientemente pochadas, las apartamos a un lado de la sartén y agregamos la carne. Sofreír un poco y ya mezclamos todo, salpimentamos y dejamos cocinar unos minutos más.
Cuando nos parezca que ya ha alcanzado un punto de pochado idóneo, tapamos y bajamos el fuego y dejamos que se haga la mezcla sobre una media hora. De vez en cuando removemos, para evitar que se agarre al fondo de la sartén.
 Mientras se van cocinando la carne y las verduras podemos empezar ya a preparar el puré de boniato.
Ponemos una olla al fuego con agua. Pelamos y troceamos los bonitos que añadiremos a la olla al empezar a hervir el agua; cuando ya estén blandos, escurrimos el agua y pasamos por un pasapurés. Le agregamos la leche, un chorro de aceite de oliva, sal y al final la nuez moscada. Mezclamos bien y  reservar.
En un recipiente apto para horno, primero echamos la carne y verduras dejando espacio para añadir el puré.Distribuir bien y verter encima el puré. Meter al horno, que habremos precalentado a 180 grados, usando sólo el grill. Una vez que se haya dorado un poco, estará listo para sacar y poder disfrutarlo.

* He usado un recipiente sólo, pero es mucho mejor usar pequeños de ración como en la original,  pues al servirlo se deshacía con facilidad.