domingo, 15 de julio de 2018

Sopa al pistou

.
He elegido esta sopa provenzal para participar en el reto de este mes de Cocinas del Mundo, la temática tiene que ser sobre comidas del verano, y es verdad que un plato bien fresquito siempre nos apetece mucho más. Pero en verano también suelo preparar platos de cuchara como cremas de verduras, pues por eso de que en el huerto hay exceso de productos y se deben consumir. Sólo es cuestión de no tomarlo demasiado caliente y mejor casi frío sí así lo queremos.
Aunque hoy en día hay productos del campo de los que ya disponemos el resto del año también, su sabor no se puede comparar a los que recojemos directamente del huerto, pero permiten disfrutar de determinados platos fuera de temporada.

 Esta es una sopa veraniega de la región francesa de Provenza aderezada con la salsa pistou, tradicionalmente los ingredientes se machacan y se mezclan en un mortero (pistou significa "machacado" en provenzal). Esta salsa ayuda a realzar el sabor de esta sopa. Y aunque es plato que nace para tomar en caliente hay regiones donde en verano lo toman frío. 
Como multitud de platos hay diferentes versiones, los ingredientes pueden cambiarse y omitirse por otros siempre que se mantenga la regla de oro de este plato. Se deben usar hortalizas de verano.
Algunas recetas indican que la salsa pistou debe añadirse a la sopa en el momento justo antes de servir. Otras recomiendan ofrecer la salsa en la mesa para añadir después de servir.
Algunas versiones más modernas de la receta incluyen parmesano, pecorino u otro queso duro parecido, rallado. Se prefieren variedades que al fundirse en un líquido caliente, no lo hagan en hebras largas.

Ingredientes

Para la sopa

 2  litros de agua
200 gramos de judias blancas frescas o secas(yo he utilizado de las que ya vienen cocidas en bote)
1/2 kilo de judías verdes cortadas en trozos no demasiado grandes
2 patatas grandes cortadas en dados
2 tomates escaldados sin piel ni semillas cortados en dados
500 gramos de pasta corta

Para la salsa pistou

 2 ó 3 dientes de ajo
un manojo de albahaca
aceite de oliva
queso parmesano
sal
pimienta

Preparación 


Ponemos a hervir el agua en una olla, y al levantar el hervor añadimos las judías, las patatas y dejamos cocer a fuego medio bajo.Pasados unos quince minutos incorporamos el calabacín y el tomate. En este momento también salpimentamos y al final de la cocción rectificamos en caso de necesitarlo.
Transcurridos unos diez minutos agregamos la pasta que hayamos elegido y las judías blancas ya cocidas.
Controlaremos los tiempos de cocción, las hortalizas deben estar cocidas, pero no deben desahacerse.
Antes de servir haremos un majado con los ajos y la albahaca para preparar la salsa pistou. Iremos añadiendiendo el aceite a chorritos hasta que la salsa esté montada. 
En el momento de degustarla a la mesa añadiremos un poco de queso recien rallado y una cucharada  de majado.


*He visto en varias recetas que le ponen puerro, sin embargo también leí en algún sitio al describir esta sopa que no lo debe llevar.
*Es una sopa que debe quedar espesa

domingo, 1 de julio de 2018

Tarta de albaricoques con ricotta

 Estamos en época de encontrar los albaricoques en el mercado y podemos aprovechar para preparar algún que otro dulce rico como esta tarta con queso ricotta.

Ingredientes

Para la masa

200 gramos de harina
100 gramos de mantequilla fría
20 gramos de azúcar
una  pizca de sal

Para el relleno

100 gramos de almendra molida
3 huevos
50 gramos de harina
100 gramos de azúcar
150 gramos de queso ricotta
140 gramos de mantequilla
4 ó 5 albaricoques

Preparación

Comenzaremos preparando la masa.Para ello, pondremos en un bol la harina, el azúcar, la sal y la mantequilla cortada en cubitos y dos cucharadas de agua fría. Amasamos hasta conseguir una masa homogénea. Formamos una bola con ella que envolveremos en film y dejamos reposar en la nevera una media hora.
Transcurrido el tiempo de reposo, estiramos  la masa con ayuda de un rodillo sobre una superficie enharinada hasta conseguir una lámina fina. Con esta masa cubrimos un molde de unos 22 centímetros. Pinchamos la base con un tenedor, cubrimos con papel sulfurizado y añadimos un puñado de legumbres secas. Metemos al horno unos quince minutos a 170º C. Sacar del horno y reservar.
Continuamos con el relleno y comenzamos por fundir la mantequilla a fuego suave y dejamos que se entibie.Mientras batimos los huevos con el azúcar; cuando la mezcla haya conseguido un punto cremoso, incorporamos la mantequilla, el queso, la harina y la almendra molida. Batir para conseguir una masa sin grumos.
Vertemos el relleno sobre la base horneada y repartir por encima los albaricoques que previamente habremos pelado y cortado en dos o tres trozos cada uno. Debemos hundirlos un poco en el relleno y a continuación metemos en el horno previamente calentado a 170º C durante 25-35 minutos.


Fuente: POSTRES  LECTURAS  Nº29