Regalo navideño de Loli

regalo Loli

sábado, 21 de febrero de 2009

"Orellas"


En carnaval llega la "troula" y en las casas empieza a oler a "filloas" y "orellas".

En esta receta yo sólo he actuado de reportera y de pinche. Es mi madre quien las prepara siempre con mucho mimo y cariño. La hace sin pesar los ingredientes, va calculando a ojo lo que necesita, pero pongo unas cantidades más o menos orientativas que utilizó en esta ocasión. Así es como las prepara ella, porque las recetas siempre varían un poco...

Ingredientes

Para la masa

harina, sobre medio kilo, más la que admita después a la hora de amasar
9 huevos
1 vaso de anís y un poquito más
1 sobre de Levadura Royal
125 gr. de mantequilla
azúcar, difícil poner una cantidad, pero ella no usa mucho
ralladura de 1 limón grande

Para freír

aceite de girasol,casi usamos dos litros en dos tandas
una corteza de pan pequeña
una cáscara de limón

Para decorar

ázucar glas

Preparación

En una superficie limpia y cómoda para poder trabajar, se coloca la harina, haciendo un hueco en el centro, donde vamos poniendo la mantequilla derretida y un poco tibia, y el resto de los ingredientes.

Comenzamos mezclando despacio, para que no se derramen los líquidos y una vez que están bien mezclados, amasamos enérgicamente durante un buen rato, y digo enérgicamente, porque a veces casi parece que está golpeando la masa. Iremos añadiendo más harina conforme lo vaya pidiendo, hasta conseguir una masa bien ligada y que se despegue de la superficie.

Una vez que está lista, le toca descansar envuelta en un paño y colocada en un recipiente y le hacemos una cruz en el centro. Ella las amasa el día anterior por la tarde, para freírlas al día siguiente por la mañana nada más levantarse.

Lo primero al día siguiente es estirar la masa, la va cortando en tiras y las tiras en cuadrados y estirando cada uno de ellos con el rodillo en una superficie enharinada, hasta conseguir una tira fina. Se coge la tira y todavía se estira un poco más con las manos sin que llegue a romper y las vamos colocando por la mesa, la encimera...donde haya sitio.

orellas

En una sartén amplia ponemos 1 litro de aceite de girasol, con la corteza de pan y la cáscara de limón, a calentar al fuego. Cuando el pan y el limón cojan un poco de color lo retiramos y empezamos a freír.

Para que cojan la forma se meten en la sartén como si quisiesemos juntar las dos puntas de la tira y con dos tenedores se sujetan por esas puntas hasta que ya la forma ha quedado fijada al irse haciendo, se les da la vuelta y cuando están un poco doradas se retiraran colocándolas en papel absorbente y espolvoreándolas con el azúcar glas.

Si no es poca cantidad, más o menos a la mitad, hay que cambiar el aceite, porque la harina que va quedando en el fondo se va quemando, y como el aceite se ha ido consumiendo, tocan en el fondo y salen muy feas. Por eso, se cuela el aceite, se limpia un poco la sartén y ponemos otro aceite nuevo y también alguno del que ya hemos usado. Volvemos a repetir lo del pan y la corteza de limón.


26 comentarios:

  1. Uhmmmmm, gracias tengo que probar me encantan las orejas y estan son distintas a las que conocía,. gracias por la receta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Nunca las he hecho, así que me apunto tu receta¡¡
    Bicossss

    ResponderEliminar
  3. yupiiiiiii y viva la mami!!. Anda que no salieron ricas ni ná las orejas. A esta que tienes en primera plana en la última foto, le pegaba yo un mordisco que vamosssss.
    y mira que las comí ayer en casa de la mía eh, pero ya me has metido ganas de nuevo con las tuyas jajajaja.

    Muyyyyyy rias, me felicitas a tu mami eh :)

    biquiñosssssss

    ResponderEliminar
  4. Qué ricas se ven y es que las madres sí que saben...
    Besitos,

    ResponderEliminar
  5. Hola Majes. La receta tiene una pinta extraordinaria. Dan ganas de empezar a comerlas. Tienen que estar muy buenas. Felicitaciones a la cocinera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me he propuesto hacerlas uno de estos dias, nunca las preparé, ya tengo tu receta y la de merchi, que no se si no es la misma jajaja.
    Me llevo una para el café con tu permiso Majes.
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  7. Que originales y se ven muy ricas !!!!!!felicitaciones a tu mamá
    Un beso , cuidate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  8. Muy buenas Majes, es un dulce que enpiezas y no puedes parar,mi suegra las prepara como tu madre con el anis y el limon ummmm.....
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Olé por tu mami, Majes. Son las mejores cocineras del mundo. Nunca las he probado, pero tienen una pinta espectacular. Porque no se puede morder la foto, que si no ..... jajaja.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  10. Que pinta tienen!!!!, me la apunto para hacerla que hce mucho tempo que no las como, un beso guapa

    ResponderEliminar
  11. Nunca las he probado...la de cosas que me he perdido....fotos muy chulas Majes. Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  12. Majes, cariño mio, hace tanto que no vengo a verte? pues ya puedes echarme la bronca por mala amiga, jejejeje
    Pues no veas lo que me he perdido hija, orellas que nunca he probado, la lasaña tiene que estar para matarse y bueno todo, pues me voy corriendo a copiarlo todo...
    Un beso cariñoso

    ResponderEliminar
  13. Majes no hay nada como una amdre....que bien le salen las cosas....q suerte tienes de tenerla contigo, disfrutala todo lo que puedas, una madre es una madre.
    las orejas estan estupendas y de seguro riquisimas. Felicidades a tu mami.
    Bsss desde Almeria.

    ResponderEliminar
  14. Ahhh ¡¡¡ olvidaba decirte que ayer hice las hamburguesas rellenas de queso, a mis hijos les encantaron.
    Gracias por la receta.
    Mas besssssss

    ResponderEliminar
  15. A veces una imagen vale mas que mil palabras!, es el caso de ésta receta tuya... ver esa foto, con esa delicia que tiene que estar crujiente y buenísima...te felicito por la receta, por la foto que se sale...por lo extraordinaria cocinera que eres...por todo!!

    ResponderEliminar
  16. Que ricas!!!, en casa cuando las hago no duran un plis-plas, a tu mamá le han quedado justo con el punto de sabor, no hay más que ver el color que tienen para imaginar lo riquísimas que estarían....

    Besiños

    ResponderEliminar
  17. No conocia esta receta, la he visto en varios blogs pero creo que ésta es distinta.Nunca imaginé lo que se podía aprender de tantas personas. Gracias por comparitlo.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  18. Nunca las hice ni las probé, esta receta me la apunto y mas si la hace una personas esperta, felicita a tu madre.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. que buena receta,además muy tradicional.le han quedado a tu madre muy bien,seguro que estan buenísimas.

    UN SALUDO
    belen

    ResponderEliminar
  20. Nunca las he probado pero deben estar riquísimas. Felicita a tu madre.
    Estoy de acuerdo con MºJosé, nunca pensé que iba a aprender tantas cosas.
    Besote

    ResponderEliminar
  21. Cone el hambre que tengo ya a estas horas, de buena gana me cogía un par, que tienen una pinta estupenda.
    Felicita a tu madre.

    besos

    ResponderEliminar
  22. que pinta mas buena,tengo que hacerlas,
    porque no pones tu receta de caldeirada de rape,como me dices que la haces distinta a la mia me gustaria probarla.

    ResponderEliminar
  23. Las he visto por otros blog y es que me han gustado muchisimo, estas tuyas se ven geniales, geniales, bravo por mamá y enhorabuena por la reportera.
    Besos
    Mari
    www.recetariodemari.com
    (es mi nueva página te invito a visitarla)

    ResponderEliminar
  24. Las haré integrales... más que nada para caber por la puerta, jaja.
    Riquísimas...
    Un beso, guapa
    Natacha.

    ResponderEliminar
  25. Hola Majes!
    Te pasa igualito que a mi: es mi madre quien las hace siempre, yo también hice el reportaje de las orejas para el blog en su casa. En algún momento tendremos que coger el relevo no crees?
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Es muy gratificante saber que alguien lee lo que tu compartes. Y más sabiendo que a veces es difícil, no siempre se dispone del tiempo suficiente o tenemos otros motivo que nos lo impida.