domingo, 17 de febrero de 2019

Llapingachos-Cocinas del mundo (Quito)



 En el mes de febrero en el reto Cocinas del Mundo viajamos a la gastronomía de Quito en Ecuador.El blog anfitrión de este mes es el de La cajita de Nieves y Elena.

  Algunos platos de la gastronomía de Quito son más antiguos que la propia ciudad y otros tienen influencia de diversas culturas  y costumbres que han convivido a lo largo del tiempo. Conserva una gastronomía muy propia donde entramos una gran variedad de platos.
Entre ellos tenemos el
Hornado, que consiste en un cerdo entero asado en horno de leña.
El
sánduche de pernil
Los
tamales, humitas y llapingachos..
Quito tambiėn conserva recetas para elaborar numerosas sopas como el
caldo de patas o el locro de queso quiteño.
Entre los postres encontramos
los dulces de leche, pristiños, buñuelos y el arroz de leche.
Y también dulces de antaño elaborados artesanalmente como
colocaciones, quesadillas, aplanchados....
Aunque en un principio había elegido otra receta, al final preparé unos
llapingachos, plato típico que consiste en unas tortillas de puré de patatas rellenas con queso, cocinadas en una sartén o parrilla plana.

Ingredientes

5-6 patatas grandes en trozos medianos
2 cucharadas de aceite
1/2 taza de cebolla picada fina
2 cucharaditas de achiote (usé pimentón dulce)
1 taza de queso desmenuzado o rallado
sal

Preparación

Cocer las patatas en agua con sal hasta que se estén blandas, sobre una media más o menos depende de la patata que usemos.
Con la cebolla picada preparamos un refrito, en una sartén calentamos el aceite  y echamos la cebolla y en caso de usar el achiote también lo incorporamos. Dejar cocinar a fuego medio bajo hasta que la cebolla se ponga blando. En mi caso como usé pimentón para darle color, una vez la cebolla estaba lista retiré del fuego y se lo añadí removiendo bien para que se integrase con la cebolla.
En el momento en que las patatas ya están cocidas, escurrimos bien y preparamos un puré con ellas. Le agregamos el refrito de cebolla, mezclamos bien y cubrimos dejando reposar como mínimo una hora.
Formamos unas bolas con la mezcla haciéndoles un hueco en el centro en el que pondremos el queso. Cerramos y aplastamos dándole forma de torillas gordas. Las dejaremos reposar en la nevera unos 30 minutos o hasta que vayamos a prepararlas.

Para cocinarlas podemos usar una sartén o una parrilla plana, y lo haremos hasta que se hayan dorado por ambos lados.
Se suelen servir con huevo frito, salchicha o chorizo (yo no le puse), aguacate, encurtido de cebolla y tomate y salsa de cacahuete.

Buen provecho.

Fuente: Recetas de Laylita




7 comentarios:

  1. Varios he visto y va a caer hoy mismo! Creo que con el locro de lo mas cocinado en este viaje. Muy rico!

    ResponderEliminar
  2. El nombre me había parecido muy divertido pero detrás se encuentra un plato estupendo que quiero hacer ya mismo.
    Gracias por tu participación.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  3. Ya vi mas por aquí y seguro que estan muy ricos. besinos

    ResponderEliminar
  4. Hola Majes
    Conozco poco de la cocina latinoamericana, y en concreto la ecuatoriana puedo decir que es una perfecta desconocida para mí.
    El plato que elegiste para la ocasión, me resulta novedoso por la elaboración pero no por los ingredientes que emplea, eso hace que sin probarlo sepa con seguridad que me iba a gustar, y más si ha sido preparado por una excelente cocinera como tú.
    Un besazo guapa. Feliz semana

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho tu receta, seguro que cae esta semana para una cenita. Besos

    ResponderEliminar
  6. hemos coincidido en la receta, pero me encanta tu manera de presentarla! el puré doy fe que queda delicioso, pero así más planitas dan mucho más juego!
    un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Han triunfado los llampigachos, la verdad que entran por el ojo. Lo dejo apuntado con su huevo y todo. Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Es muy gratificante saber que alguien lee lo que tu compartes. Y más sabiendo que a veces es difícil, no siempre se dispone del tiempo suficiente o tenemos otros motivo que nos lo impida.