Regalo navideño de Loli

regalo Loli

jueves, 28 de noviembre de 2013

Milhojas de patata y salteado de pulpo, langostinos y Cantharellus lutescens

Un veintiocho de noviembre del año 2008 comenzó la andadura de este rincón virtual, hace cinco años ya. Y,  no con la misma dedicación que antes, todavía sigue activo. Con esta receta que saqué de un folleto que compré en una exposición micológica conmemoro ese quinto cumplebog. Espero que sean más, aunque sea a cuentagotas.

Ingredientes (para dos comensales)

medio kilo de patatas
200 gramos de langostinos crudos pelados
150 gramos de Cantharellus lutescens
2 ó 3 tentáculos de pulpo cocido
2 ó 3 dientes de ajo
aceite de oliva
sal en escamas

Preparación
Peladas las patatas, las cortamos en rodajas finas y las freímos en el aceite a fuego bajo. No pondremos aceite en exceso, tienen que estar hechas pero quedar blandas. Sacar y colocar sobre un papel absorbente. Conservar calientes.
Trocear las colas de los langostinos, cortar el pulpo y escaldar los Cantharellus, una vez limpios, un par de minutos y escurrir.
Si vemos que nos ha sobrado mucho aceite de las patatas, retiramos una parte y en el que queda salteamos los dientes de ajo cortados en láminas. Antes de que tomen color añadir los langostinos, dar unas vueltas y luego incorporar el pulpo y las setas. Continuar salteando a fuego vivo unos minutos.
Una vez está listo, procedemos a su emplatado. Nos ayudaremos de un aro e iremos alternando una capa de patatas, otra de salteado. La última capa será de salteado y a cada capa le iremos poniendo unas escamas de sal. El ajo se puede incorporar, según el gusto de cada uno.






viernes, 15 de noviembre de 2013

Cazuela de fideos con alcachofas y gambas



La receta original de este plato la encontré en Directo al PALADAR y en esta entrada os muestro la adaptación que yo he preparado dentro de mi cocina.

Ingredientes (para dos comensales)

2 puñados de fideos gordos
2 tomates medianos
2 alcachofas
unas cuantas judías verdes cortadas en trozos
gambas peladas, sobre unos cien gramos
anillas de calamar, también sobre unos cien gramos
caldo de pescado
1 diente de ajo
una cebolla pequeña
un trozo de pimiento rojo
colorante
sal
una pizca de pimentón dulce

Preparación

Comenzaremos por preparar las alcachofas, el siguiente video nos muestra como podemos hacerlo...
Limpias las alcachofas y cortadas en trozos medianos las reservamos en un cuenco cubiertas de agua con limón.
Y seguimos con el sofrito; en una cazuela con un fondo de aceite vamos pochando la cebolla picada. Pasados unos minutos le incorporamos el ajo también picado, y antes de que tome color agregamos el pimiento rojo cortado en dados. Dejamos que se vaya cocinando todo unos minutos más. Añadimos los tomates cortados en dados y continuamos la cocción del sofrito otros diez o doce minutos a fuego bajo, removiendo de vez en cuando. Listo el sofrito agregamos a la cazuela las anillas de calamar cortadas en trozos, las judías y las alcachofas, le damos unas vueltas y añadimos un poco de pimentón dulce removiendo y incorporamos el caldo antes de que se nos queme el pimentón. Dejamos hervir y que la cocción continúe  veinticinco minutos más a fuego medio tirando a bajo con la cazuela tapada.
Transcurrido ese tiempo, subimos el fuego y destapamos. Incorporamos los fideos, un poco de sal y colorante.
Pasados unos doce o quince minutos desde que levante el hervor ya estará listo nuestro plato. Unos cinco minutos antes de que finalice ese tiempo habremos añadido las gambas.

Y ya sólo falta llevarlo a la mesa y tomarlo bien calentito, sobre todo estos días que parece que el frío empieza a mostrarnos  su cara....







domingo, 10 de noviembre de 2013

Arroz con costilla de cerdo y níscalos



Este arroz fue uno de los primeros platos que preparé con setas que yo misma hubiese recolectado. Hasta el otoño pasado no me atreví a llevar nada que encontrase en el monte para cocinar en casa. Hay que empezar con ejemplares que no nos ofrezcan ni la más mínima duda, salvo que dispongamos de alguien que nos ayude con su identificación y que al mismo tiempo sea una persona entendida en esa materia. Hay que tener muchísimo cuidado.
Así que yo empecé por los níscalos algo que veía  fácil. Y después de probarlos con chorizo, el siguiente plato fue este arroz con costilla de cerdo que había visto en un blog que hacía ya algún tiempo tenía como referencia para cocinar setas. Y como deseaba yo, desde que lo había descubierto en un foro micológico,que llegase ese día de realizar alguna de sus recetas con setas que yo misma hubiese recogido.
Algun@ que otr@ ya habrá acertado que se trata del blog de Cocinando setas de Conchi Zuñiga, a la cual he tenido el gusto de conocer el año pasado y de volver a coincidir nuevamente este año en la Xuntanza de bloggers que celebramos hace poco en Ourense.
Este año ha caido nuevamente al llegar los níscalos, lástima que ya no le vuelva a tocar hasta la próxima temporada. Al menos con níscalos frescos...todo lo que encuentro estos días ya está pasado y algunos que parecen estar bien, tienen inquilinos.

Ingredientes (para 4 comensales)

2 vasos  de arroz
un kilo de costilla de cerdo cortada en trozos
níscalos
6 vasos de caldo de carne
aceite de oliva
ajo, uno o dos dientes según el tamaño
perejil picado
sal
colorante, si deseamos ponerle un poco de color
media guindilla, si queremos darle un toque picante

Preparación

Trocear los níscalos una vez que los hayamos limpiado. Salvo que estuviesen muy sucios, lo haremos con un paño húmedo, se debe de usar la menor cantidad de agua posible.
Poner en una cazuela, yo usé una de barro tal y como recomienda Conchi, un poco de aceite de oliva y el ajo picado. Cuando empiece a coger color se incorporan los trozos de costilla, esperaremos que se hagan un poco y también vayan tomando algo de color. Entonces se añaden los níscalos y cuando hayan soltado parte del agua echamos  el arroz y la media guindilla. Le damos unas vueltas para que se impregne de los sabores y se vierte el caldo, mejor si está caliente. Reservaremos un poco de caldo, que añadiremos más tarde en caso de necesitarlo. Salar y agregar el colorante.
En cuanto levante el hervor, continuar la cocción  unos veinte minutos  más a fuego lento.
Si vemos que todavía no tiene el punto deseado y nos está quedando seco, añadiremos caldo del que hemos reservado y habremos mantenido caliente.
Al servir espolvorear con un poco de perejil picado.

Buen provecho....